ir arriba

14 octubre 2010

“Va a ser un año muy decisivo en mi vida como torero el 2011”

Aunque no ha toreado un número excesivo de festejos, no porque él no haya querido, sino porque las empresas no han contado con Aníbal Ruiz como otras veces. A pesar de eso se ha visto a un torero con muchas ganas de triunfar, con entrega y sobre todo con mucho temple y poso.

En su decimotercera temporada, y fuera de supersticiones, el diestro Aníbal Ruiz ha toreado un total de 19 festejos, a expensas del último, que será un festival a beneficio de la Escuela Taurina de Ciudad Real, donde los deseos del torero son que los beneficios que se obtengan ese día se vean para el beneficio de los alumnos, que para quienes se hace el festival. Y es que Aníbal Ruiz es uno de los diestros que cuando le piden colaborar en estas causas es el primero que se presta, puesto que sabe lo duro que son los comienzos de cualquiera, y más en esta profesión, como es la de torero.

—Está a punto de terminar la temporada. Una temporada dura, debido a la crisis y a la reducción de festejos, ¿qué balance hace de la misma?
—Siempre hay que destacar lo positivo. Por lo menos así lo entiendo desde que empecé y me quedo con los momentos buenos, que los ha habido. He toreado un número de corridas menos que otros años, pero viendo como está el escalafón ha estado igual. He quedado en el mismo lugar. Ni he podido alcanzar puestos más arriba, ni tampoco más abajo. En total han sido 19 festejos, lo que han sido 7 corridas de toros y 12 festivales, aún me queda uno el día 30. También he tenido tres suspensiones de tres corridas de toros, que cuando hay menos festejos lo notas. El balance es positivo. Hay un buen número de orejas cortadas.
—Esos tres festejos que comenta que se suspendieron ¿por qué ha sido, por el tiempo u otras causas?
—Bueno en principio uno por el tiempo, y dos por temas de papeleos taurinos, están las cosas más difíciles, el caso que tenía unos festejos que contaba con ellos, y en el que caso de que los suspendan, como tienes tan poquito, pues te fastidian más.
—Como bien ha dicho aún le queda un contrato, aunque en esta ocasión se trata de un festival y además de carácter benéfico, ¿qué puede contar de él?
—El festival es a beneficio de la Escuela Taurina de Ciudad Real. Al que voy con todo el gusto del mundo. Esperemos que lo que hagamos sirva para contribuir en ayudar a los chavales. Y cuando termine el festival se vea que ha dado fruto y se ha ayudado en algo, como por ejemplo en la compra de material para el aprendizaje de los alumnos, como pueden ser muletas, capotes, o incluso en el entrenamiento con animales. Eso es lo que espero que se consiga con el festival, aparte de disfrutar Villarrubia de los Ojos, que es un pueblo en el que siempre me acogen bien.
—Y además en plaza recién inaugurada, en la que aún no ha hecho el paseíllo.
—No, aún no he hecho el paseíllo. Me hubiera gustado primero en una corrida de toros, pero nos han llamado para el festival y allí estaremos con toda la ilusión.
—Durante toda la temporada se le ha visto muy firme, ha cuajado bastantes toros, ¿se ha visto lo mejor de Aníbal Ruiz?
—Te puedo decir, Raquel, que empecé la temporada en Torralba, la verdad es que bien. Luego toreé una corrida de toros en Añover de Tajo, donde cuajé una tarde bastante redonda. De las tardes cumbres de este año puede ser Pedro Muñoz por ser la más completa. Después de Pedro Muñoz llegó Ciudad Real, donde no pasó nada. De Ciudad Real pasamos a Alcázar, mi pueblo, donde puede cuajar el segundo toro de principio a fin. La última tarde de Puertollano, que también estoy muy contento. El balance es positivo, claro que siempre se puede mejorar. Esperaba haber pisado alguna plaza importante como Madrid, pero ha estado muy difícil para todos. Bastante ha sido con salvar la temporada.
—Madrid estaba como objetivo de esta temporada, le habían apalabrado de que estaría, pero a la hora de la verdad no fue así.
—Como a todos los toreros que estamos en esta situación. La empresa quiere poner a todos, pero somos muchos, y lógicamente todos no cabemos, pero bueno hay que esperar.
—Lástima que de esas tardes buenas que ha tenido no se repitiera una de ellas en Ciudad Real, ¿qué pasó esa tarde, le pudo la presión, el compromiso o todo un poco?
—Fue un cúmulo de circunstancias. Llevo toreando en Ciudad Real doce temporadas, esta era la decimotercera. Bueno entré por la vía de la sustitución cosa que primero me quejé en este mismo medio y ahora aprovecho para rectificar y dar las gracias al Ayuntamiento de Ciudad Real, que se acordaron de mí el primero porque había triunfado. Es cosa de agradecer. Luego no pude dar lo que yo quería y no estoy contento con mi actuación.
—A lo mejor, y metiéndonos en tema de supersticiones, al ser la temporada número 13 pudo influir, o no ha llegado a pensarlo.
—También lo he pensado, pero sabes, eso son excusas y las excusas como bien dicen están para servirse de ellas. Hay días que no tienes que fallar, pero es tan difícil. Por eso el mundo del toro es así.
—Sin embargo, en una plaza que nunca falla, y en la que se le pueda considerar de los pocos toreros que es profeta en su tierra es Alcázar de San Juan, donde triunfa y con creces, dando lo mejor de usted.
—Gracias a Dios, lo de Alcázar es un tema punto y aparte. Tantos años, ya trece como matador de toros, tengo una peña, que no me canso de decirlo ni me cansaré nunca, que es admirable. Vamos que nunca les podré pagar ni con cariño ni con nada lo que hacen, porque a todos los sitios me siguen y aparte de la peña, los que ese día van a los toros del pueblo, que me arropan, entonces trato de entregarme. Gracias a Dios este año pude disfrutar muchísimo, tú lo pudiste comprobar, sobre todo con el segundo fue el único toro que me dio opciones, al que le pude cortar las orejas. Al primero le corté una pero fue un toro noble, sin fuerzas, sin transmisión ninguna, le corté una oreja que fue menos importante la faena. Todas las orejas que se corten son importantes, pero para mí fueron más merecidas las que le corté al segundo. Disfruté muchísimo, y más de hacerlo en mi pueblo, donde di los primeros capotazos y más cuando llevas tantos años, que son ya 13 años, más los que empecé, parece que las cosas se saborean de otra manera, porque tienes una experiencia y una carrera dilatada.
—Y ese sabor que nos dice que se saborea de otra manera cómo es con más gusto.
—Sí, yo trato de torear, sobre todo últimamente, pero en esta situación es muy difícil relajarte sobre todo como ese día, lo toreas, lo disfrutas, pero hay una cosa que estas pendiente de cortar orejas. A todos los toreros nos pasas, pero en mis circunstancias mucho más y parece que cuando no cortas orejas no estas bien, y no te puedes mostrar como eres tú. A lo mejor en el campo te olvidas de todo porque no tienes la presión de cortar orejas y das otra dimensión más grande. Me gustaría poder encontrar eso en las plazas de toros, que algunas veces lo he encontrado pero no han sido todas las que me hubiesen gustado.
—O sea que eso más que nada es cuestión de mentalización.
—Si de mentalización, pero por necesidad se necesita el triunfo, a no ser que ya cuando los toreros son figuras del toreo y no tienen esa presión, pues se relajan, ya torean para ello y lo bordan. Pero hay que intentarlo.
—Tardes importantes con éxitos rotundos, ese es el sabor dulce de la fiesta, pero y el amargo. Esas tardes en las que un torero no consigue su objetivo, ¿cómo vive el momento después?
—-Bueno es importante que te salgan las cosas. Este año en casi todas las corridas de toros que he participado he salido a hombros, he cortado orejas, menos en dos, una fue en Ciudad Real y otra en Consuegra, una corrida muy dura que toreé. Que aparte de la dureza de los toros también de la gente. El toreo es así, y claro muchas veces te duele el no poder estar a la altura de lo que quieren, aunque tu sepas que es imposible con lo que tienes delante. Eso le ha pasado a todos los toreros.
—Entonces de esta temporada destacamos la tarde de Pedro Muñoz al considerarla la más completa.
—Sí claro, fue la más completa. Fue una corrida de Mª José Barral muy bien presentada. Fue una tarde que desde por la mañana parecía que sabía que iban a salir las cosas bien, y se juntaron muchas cosas. La oportunidad de brindarle el primer toro a un gran amigo mío que es José Manuel Rodríguez Carretero, había buena conexión con la plaza y con la gente, en el primer toro, y sobre todo en el segundo donde lo cuajé a placer. Te vienes arriba.
—La corrida esa fue nocturna, usted es de los que opinan que a los toros de noche les cuesta más embestir.
—Sí fue nocturna. El toro cuando es bueno da igual que sea de noche o de día para embestir. Si puede ser que cuando llegan a la luz les cueste un pelín hasta que se adaptan, como nos pasa a todos. Tu sales de un espacio cerrado y oscuro, a una plaza de toros encendida pues hasta que te adaptas, pero ya estás. El que es bueno, lo es a todas horas, pienso yo.
—Y este año con la espada, ¿cómo se ha dado?
—Bueno he estado más regular quitando donde tenía que matar, que era aquí en Ciudad Real. Claro que si llego a pegar un espadazo al primer toro, la cosa hubiera cambiado, claro lo pinché.
—Se lo exigen más que otros toreros.
—Bueno como a todos, pero cuando eres de la tierra no te tienen que perdonar, está bien que te exijan. Saben que puedes dar más desí, te han visto triunfar y por lo tanto, hay que hacer las cosas bien hechas.
—Bien es cierto que hace años cuando estuvo con sus actuales apoderados, José Luis Cazalla y Manolo Vázquez, se vio un Aníbal Ruiz distinto, en el sentido de que su toreo tenía más poso y mucho más temple. ¿Qué le transmiten ellos para que esto suceda?
—José Luis Cazalla es un amigo mío de siempre, y Manolo Vázquez lo mismo, pero lo que el me aporta, es lo que tiene su persona, mucha tranquilidad. Una persona muy buena, que me ha abierto las puertas de su casa y de su familia, independientemente de que sea mi apoderado, porque por encima de todo somos amigos. Cuando no me estaba apoderando, lo has podido comprobar tu misma, que me ha acompañado a algunos sitios. Nosotros lo que tenemos es más que apoderamiento es una amistad, y me ayuda. Porque lo mismo ellos me buscan cosas, que lo mismo yo por mis años y mi experiencia me muevo para buscarme cosas. Lo que hay es una sincronización y una amistad que es lo más bonito.
—Y esa sincronización va a seguir el año que viene.
—No hemos hablado pero yo se lo he dicho a Manolo Vázquez, que si le sale algo interesante que él lo coja, porque nosotros por encima de todo tenemos nuestra amistad, no tenemos un compromiso escrito. Vamos a seguir igual, me va a seguir ayudando, entonces si a él le sale una cosa buena, pues que la coja. Si a mí me sale una cosa buena, pues se lo contaría. No tenemos problema, es una relación de amigos de verdad.
—Este año ha actuado de padrino de alternativa, en esta ocasión fue en Puertollano y fue a Jesús de Natalia a quien doctoró, ¿cómo ve el toreo de la tierra?
—Fue un día muy bonito. Este año se han dado dos alternativas de Fernando Tendero y Jesús de Natalia. En la de Jesús de Natalia he tenido la oportunidad de ser el padrino en Puertollano. Los dos prometen mucho. Esperemos que tengan suerte y les abran las puertas para que se realicen. Ahora el toreo en la tierra pues lo veo muy bien, puesto que contamos con grandes picadores en la tierra, con grandes banderilleros. Lo que esperamos todos es que podamos situarnos ahí arriba, como por ejemplo están en otras comunidades como en Badajoz hay dos o tres matadores de figuras, banderilleros de figuras toreando todas las tardes, que ojala eso vuelva a Ciudad Real, donde ya ha existido, pero que vuelva que nos hace falta ahora mismo que despunte alguien de verdad.
—Esto supone mucha más competencia al haber dos matadores de toros nuevos.
—-Sí competencia hay siempre y ha habido siempre. Pero pienso que cada uno tenemos que pensar en la carrera de uno y poder sacar la cabeza para torear por fuera. Esa sería la competencia bonita, el poder codearnos con los grandes, si entre nosotros ahora mismo no tenemos muchos contratos, estamos en la misma situación, unos con más años que otros, unos con más experiencia que otros, pero al final es la lucha.
—El triunfo grande donde tiene que llegar es en Madrid indiscutiblemente.
—Sí, a todos los toreros es Madrid lo que nos marca, y hay que repetirlo cuatro o cinco veces más porque sino la gente tiene una memoria muy corta en el toreo, por eso es necesario repetir el triunfo, para que los empresarios cuenten contigo. Tengo el caso de Madrid, que hace tres años corté una oreja, y al año siguiente no poder entrar porque estaba muy difícil, y volver a los dos años con una corrida de similares circunstancias, no se mejoró la ganadería ni nada.
—¿Qué espera para la temporada próxima?
—Espero este invierno meditar mucho, porque son ya trece años de matador de toros. Preparándome, aunque toreo 20 festejos al año, me preparo como uno que a lo mejor torea 80. Con más sufrimiento, porque no sabes lo que vas a torear. Entonces eso te hace, aunque me encuentro bien, me encuentro fuerte, pero te hace mella física y psíquicamente. Quiero que pase el invierno y que empiece bien el año que viene, porque va ser un año muy decisivo en mi vida como torero. Es lo que estoy pensando, a ver que rumbo va a tomar mi carrera.
—Aparte de importante en el toreo también en tu vida personal.
—Eso es una cosa que me motiva mucho. Estoy muy contento como toda persona que va a ser padre, o ha sido, que lo sabrán. Espero estar a la altura.
—Para brindarle los triunfos a tu hijo.
—Bueno, que sepa que su padre siempre lo ha intentado dar todo, y es lo que intentaré inculcarle.

7 Comments:

Blogger Higorca Gomez Carrasco said...

Enhorabuena por lo de padre, siempre es un buen aliciente y una felicidad enorme. El mundo del toro es difícil, como el de todo artista y hay temporadas mejores, otras peores, pero eso sí, hay que luchar siempre de frente, con ilusión y buena preparación para cuando llegue ese momento estar a la altura ¡claro que vienen jóvenes apretando! pero no olvidemos que la edad da un grado de sabiduría y experiencia, estar a la altura del momento es algo muy especial y que nunca se debe olvidar y mucho menos los que de alguna forma estamos en el punto de mira.
Abrazos y suerte en la próxima temporada.

11:33  
Anonymous M López said...

Por donde has pasado, y hemos tenido la suerte de verte, nos has dejado muestra de tu arte, y valor...así que suerte para 2011, y que los empresarios nivelen los carteles, para que tambien toreen otros, y no siempre los mismos...

12:04  
Anonymous manchego said...

Anibal vas a llegar estoy seguro solo te queda una cosa esperar hasta que llegue ese momento suerte el año que viene

19:24  
Anonymous ciudarealeño said...

ANIBAL RUIZ torero de grandes ferias espera tu momento torero

20:24  
Anonymous AFICIONAO said...

Aniabl el año que viene al 100 por 100 torero vamos ya

14:58  
Anonymous andaluz said...

Torero grande has estao fantastico esta temporada buen comienzo para la que viene y enhorabuena por tu hijo,ojala y venga con un pan debajo del brazo un abrazo torero

20:37  
Anonymous de la mancha said...

estamos todos convencidisimos de tus armas para esta de lanta en las ferias y torear un buen numero de corridas al año que es lo que te mereces como dice el maestro Damaso "el que la sigue la consigue" y lo conseguiras Anibal seguro sigue adelante cuentas con el apoyo de la mancha tu tierra !VAMOS MAESTRO!!!!!!!

18:37  

Publicar un comentario

<< Home