ir arriba

03 julio 2015

Carmen Cortés, una gitanilla "Preciosa" que ama la libertad

Carmen Cortés prefiere expresarse através del baile flamenco, para ello es una excelente bailaora, aparte de coreógrafa. La palabra le impone, pero aunque ella crea que no transmite através del verbo, lo hace con tal expresividad que en su mirada se refleja el entusiasmo que supone el estreno de su gitanilla. Una obra de Cervantes bailada desde el sentimiento más profundo del alma, que con grandes profesionales hará una de las delicias de esta edición del Festival.

-Cervantes escribió dentro de sus Novelas Ejemplares "La Gitanilla" donde habla sobre el pueblo gitano, ¿es un fiel reflejo de esta sociedad?
-No, creo que es un reflejo del momento, del ser humano principalmente. Toda esa historia, esas vivencias que hay reflejan se están viendo hoy día. Lo que ha dicho Pepe durante la rueda de prensa, es eso, cuando las gentes están fuera del sistema, no es bienvenido.

-Que no hemos evolucionado a pesar de estar en el sigglo XXI
-Nada, totalmente.

-Carmen, ¿y cómo es Preciosa?
-Preciosa es una persona muy lista, con cierta cultura natural, con cierta elegancia natural y  con un encanto. Sobre todo, me gusta mucho, porque en Preciosa habla de un ser que siente la libertad. Eso es para mí lo más importante para mí de esta obra. Es con la libertad que Cervantes propone-expone a esa gitanilla, a Preciosa. Eso es lo más importante de todos los tiempos.

-La libertad ante todo de cualquier persona.
-De cualquier persona. Creo que ahí refleja también esas vivencias que tuvo. Porque Cervantes escribe mucho de sus vivencias y toda esa locura que le sucedió durante su vida, desde luchar en la batalla de Lepanto, ser apresado ... intentar escaparse. Una persona muy legal, mucho más que eso. Cuando estuvo apresado, me parece que fue en Argel, ideó una escapada con una serie de gente, como vieron que eso era imposible volvieron y él se echó toda la culpa.

-Estreno absoluto en Almagro, en este Festival, que espera transmitir al espectador que se va a reencontrar con el flamenco.
-El espectador va a ver todo ese lirismo, esa forma diferente que Cervantes explica en su Gitanilla que entran irrumpin con alegría, con fantasía, con esa libertad de expresión. Todo eso lo van a encontrar. Todo el pueblo se queda boquiabierto, están en las fiesta de Santa Ana, todo el pueblo intenta manifestarse, intenta repetir, más que repetir tomar esa alegría en el pueblo, y bailar, estar ahí. Esos son tiempos, para los lugareños de los pueblos de España, muy difíciles. De pronto esa alegría que traen esos gitanos, que están viviendo a las afueras e irrumpen de esa forma, a ellos les da como una esperanza de vida, esperanza de movimiento, que puede ser otra cosa. Creo que eso es muy importante.

-¿Es la primera vez que actúan en Almagro?
-Me lo han preguntado varias veces. Creo que he trabajado en Almagro, pero no dentro del Festival.

-¿Qué es el flamenco para el teatro?
-El flamenco para el teatro es una apertura más a poder representar más ampliamente la vida y el teatro, la fantasía.

-Su función es para un público erudito en la materia o también para el novel que se sienta por primera vez a contemplar un espectáculo de tal magnitud.
-Bailarines, magníficos, ahí. Música muy buena, también. Entonces, el flamenco, cuando estamos bailando flamenco es flamenco. Cuando estamos haciendo un lirísmo dentro de esa obra, y los pasos a dos. Esteban Berlanga con Florencio Campos. Quiero decir que cuando los intérpretes de la danza, de la música, del teatro y del canto son buenos y se juntan, luego te puedo gustar más o menos, cómo se ha unido eso. Es diferente, pero que van a ver buenos intérpretes, eso seguro.

-Vamos que incluso pueden salir bailando. 
-Pues sí, claro que sí.

-¿Cómo se lleva el baile flamenco a una obra como la de Cervantes? ¿Es complicado?
-Sí. Las letras como he dicho en la rueda de prensa, nos han costado más encajarlas. No ha sido imposible. Lo único que se ha tenido que trabajar un poquito más. Se han tenido que coger los temas, se ha tenido que coger la parte musical para de verdad poder hacer algo bonito y que se entienda. Indudablemente nos ha gustado mucho. Los artistas siempre nos gusta, no es que nos guste que nos cueste todo mucho, pero creo que son retos. Aquí todos hemos participado de ese reto, para todos y cada uno de nosotros ha sido un reto. Estamos con mucha expectación pero contentos.

-¿Cuánto tiempo se tarda en preparar todo el espectáculo, como es el guión, la coreografía, la música, la escena....?
-Mucho, mucho. Hemos estado, aparte de que tienes que estar un tiempo metiéndote en la obra y en las obras Ejemplares de Cervantes, no sólo en La Gitanilla. Después tienes un contacto con los músicos, les tienes que contar lo que pasa, que es lo que no pasa, por donde podemos ir, por donde no podemos ir. Tenemos que ir mostrando ciertas músicas. Hay que arreglar muchas. Tenemos que decir esta sí, esta no. Mira por aquí sí, por aquí no. Ha sido un trabajo ardúo pero muy interesante.

-¿Y satisfactorio?
-Sí, y satisfactorio.

-Si Cervantes fuera un espectador más en el patio de butacas que opinión le merecería la obra, ¿estaría contento con el resultado?
-Cervantes era un hombre, por lo que he podido leer, no era conformista. Le daba soluciones. Decía, "si esto no os gusta podéis leer Los trabajos de Persiles y Sigismunda". Pienso que él sí estaría contento. Porque según creo, él también tuvo familia que tenía que ver con gitanos, es una historia que también era parte de él. Creo que sí estaría contento.

-Y por último, el flamenco es un sentimiento profundo que surge de la conexión con algo mágico, siendo difícil de explicar, pero a la vez llega al alma de quien lo vive, ¿podríamos defínirlo así?
-Son principalmente es una expresión del alma, de la vida y del compromiso. Del compromiso social que cada uno quiera.

01 julio 2015

Un Enrique VIII más humano intepretado por Sergio Peris-Mencheta

Sergio Peris-Mencheta encarna el personaje del Rey Enrique VIII, un rey diferente al que estamos aconstumbrados a ver. Calderón hizo un retrato del lado más humano de dicho monarca. Lo mejor para ver esta obra, dirigida por Nacho García, es ir con la mente en blanco para poder disfrutar del espectáculo en todo su esplendor, dejando a un lado al otro rey Enrique VIII. Puesto que sorprenderá el interpretado por Peris-Mencheta.

A  un día de inaugurar el Festival de Teatro Clásico de Almagro la Compañía Nacional de Teatro Clásico con la obra Enrique VIII y la cisma de Inglaterra, Sergio Peris-Mencheta nos ofrece parte de su visión del personaje que interpreta. A pesar que al actor no le gusta hablar de Enrique VIII puesto que todo espectador que se sienta en la butaca va con el estigma o prototipo del que se ha visto reflejado en otras obras.

- Enrique VIII es un personaje tirano, que se debate entre su libertad y su destino, 
¿ha supuesto un reto representarlo?

-Para empezar, no lo considero un personaje tirano. Por lo menos el punto de vista que se da en la función, creo que es bastante abierto y que nos permite empatizar un poco más que con ver en el escenario un tirano. Precisamente la dimensión humana es lo que ha querido resaltar, lo que le ha interesado a Nacho García y lo que creo que resalta de la adaptación que ha hecho con Antuñano. Que no se ve tanto el cliché. Por eso me cuesta mucho hablar de Enrique VIII, porque todo el mundo tiene una idea de Enrique VIII.

-Más enfocada a Shakespeare. 

-Claro, más el de Shakespeare. Más el de los Tudor, ultimamente. Más aquel que decapitó a unas cuantas de sus mujeres. Esto es un momento de la historia de Enrique VIII, que es un ser humano que se debate entre lo que desea y su deber. Más allá, insisto, de connotaciones, que creo que lo que hacen es que ya cada uno va con lo que la moral colectiva le ha dictado cuando se sienta en la butaca a ver Enrique VIII y de repente va a descubrir el lado más humano del personaje.

- Cuando le presentan el guión con su personaje, ¿qué es lo primero que le pasa por la cabeza?

-Que difícil es decir todos estos versos y acordarme de todo y respetar la métrica.
-Es la primera vez que actúa junto a la Compañía Nacional de Teatro, ¿qué le ha aportado?
-Como he dicho en rueda de prensa conocer una nueva herramienta, que lejos de ser una herramienta que encorseta, es una herramienta que da pistas sobre como se hace y como se interpreta el personaje. Y que no por ello te quita libertad para manejarte dentro de esas pistas, eso por un lado. Y por otro, poder entender, no sé, que es una pena que hayamos dejado de hablar en verso. Me encataría.

-¿Volver?

-Sí. No tanto porque rime, que además si encima rima es mucho más bonito. Imagínate que estuvieramos tú y yo haciendo una entrevista y tú me preguntaras en octosílabos y yo te respondiera en endecasílabos y rimados además. Probablemente incluso tendríamos mucho más despierto el ingenio. Luego aparte, el vocabulario hoy en día da para mucho. Sobre todo, en el caso de los políticos, para no decir muchas cosas. Con el verso no te queda otra que poder decir las mismas cosas a través de metáforas y utilizando recursos estilísticos, que siempre son mucho más divertidos que decir otra cosa.

-Siempre dicen que hay una primera vez, pero en su caso, en esta obra en concreto, hay dos, aparte de trabajar con la CNT, es también la primera que interpreta un clásico en verso. 

-Sí, un clásico en verso, sí. He hecho muchos clásicos porque estoy encasillado en personaje de época e históricos. Pero es la verdad que es la primera vez que hago un personaje en verso, y  creo que ahí es donde está para mí la principal dificultad. El decir esas palabras que en una primera lectura son difíciles de entender una detrás de otras. Que encima corresponden, como te digo, a una medida concreta y no hay que salirse de esa medida. Que responden además al impulso que le pasa por dentro al personaje, y todo ello hay que cuadrarlo y hacerlo casar. Sobre todo, que cada día esa función esté viva y no se convierta en un recitado. Para mí ese es el peligro del teatro en verso, que se convierte en un recitado. Que el público se aburra, que diga que rima, que está muy bien escrito, pero es que no me interesa la historia. Poder contar una historia con esas herramientas y con un Calderón joven, además, como es el de La cisma de Inglaterra, pues es todo un reto. Estoy muy contento de haber asumido el reto, de haberme atrevido y del resultado, la verdad. No soy muy de pensar en los resultados. Soy más de los procesos, pero creo que llenar todos los días el Pavón y que la gente se quede fuera, que la gente aplauda como lo hacía y se ponga en pie, es señal de que ha cuajado la idea de Nacho García.

-Entonces ya puede decir que no es una asignatura pendiente el interpretar en verso como comentaba en la rueda de prensa. 

-No, no para nada. Ya dejó de serlo desde el momento que estrené. Digamos que puse una X en las tareas pendientes. Ésta está cumplida.

-¿Es fácil pasar de dirigir a ser dirigido?

-Cada vez es más fácil. Es decir, gracias a dirigir uno comprende mucho mejor, empatiza mucho más con el director y entiende mucho más las premisas desde un lugar sano. También es verdad, que ahora, antes de decir que sí a un nuevo proyecto, me siento con el director a hablar, para ver si su punto de vista y su manera de trabajar, me apetece o no me apetece, comulga conmigo o no. Sino comulga, aunque el texto me encante, o aunque sea un paso muy importante en mi carrera, esa cosa que se dice "y es un paso importante en tu carrera", pues prefiero no hacerlo. Sobre todo en teatro. Por que el teatro tiene que ser un lugar donde uno se encuentre a gusto. Y no te puedes encontrar a gusto si el criterio del director difiere mucho del tuyo.

-Podríamos decir que Calderón hizo una versión más light del personaje de Enrique VIII, incluso se llega a ver el arrepentimiento que en la de Shakespeare no pasa nunca. 

-Lo salva. Calderón al final decide salvarlo. Lo cual no quita que haya una crítica feroz al gobernante. No tanto a Enrique VIII. Es decir, evidentemente Calderón usa a Enrique VIII para vivir el rey que él vivió, Felipe IV. Lo usa como metáfora, porque evidentemente no  es el Enrique VIII que conocemos por Shakespeare, ni el Enrique VIII que conocemos por los cronistas ingleses de lo que se hablaba de ese Enrique VIII. Es su punto de vista, intentar contar la historia de un tío que está en manos de otro que es realmente el que mueve los hilos y el que le convence para que haga según que cosas. En este caso creo que era el Conde Duque de Olivares.

-¿Qué cualidades de su carácter ha imprimido en su personaje para darle más riqueza, si cabe?

-No lo sé, eso es algo que desde dentro es imposible verlo, es un ángulo muerto. Eso es algo que te puede contestar el director. Yo me pongo yo por entero y el director me dice, "cuidado eso no es Enrique VIII", eso tampoco, eso tampoco. Y voy quitándole lo que sobra, que tampoco es algo muy concreto, pero sí se los terrenos que no puedo pisar, porque me cambiaría de personaje, me pondría a hacer otro. En cualquier caso, el hecho de ponerse una corona y de sentarse en un trono, te coloca un lugar muy distinto al que uno esta habituado a habitar. Eso modifica una pauta, todos tenemos un rey dentro. Todos tenemos un déspota, un tirano, un lujurioso, un asesino. La ventaja que tenemos los actores es que eso lo podemos expurgar, lo podemos jugar. Y vosotros los que no actuáis, lo que hacési es, llevar como dicen, la procesión va por dentro. Creo que es muy difícil ver que un actor, que realmente es un actor, que está dedicado a su faceta más artística y menos a su faceta más vanidosa, enferme por depresión. Es muy difícil. O que tenga una enfermedad de estas psicosomáticas que tienen mucho que ver con el estado de ánimo, porque realmente trabajas y haces los papeles que te gustan hacer y te metes en vericuetos que permiten viajar en paraísos que de otra manera no transitarías, es bastante difícil que uno enferme.

-Hace muchos años que Calderón escribió esta obra, ¿cree que se asemeja a la situación actual en la que vivimos?

-Siempre porque es un clásico. Y los clásicos lo que tienen es que siguen contando la esencia del ser humano. Insisto, esto es una obra que habla de seres humanos que detentan poder. Que tienen una responsabilidad política, pero son seres humanos. En ningún momento hemos actuado en rey. Se actúa el rey, en todo caso, cuando él mismo se pone en el protocolo de la corte, de ser el rey. Y cuidaó, aquí el rey soy yo. En general estamos hablando de lo que se ve a través del agujero de la cerradura de una alcoba. Es decir, el público asiste, no a la parte más protocolaria, sino a la parte más humana. Dicho esto, sí, evidentemente, estamos en un momento, concretamente hoy y estos días, en un momento en el que un gobernante ha decidido cumpliendo con su palabra y con el deber  que se le presume a un gobernante, de dar la palabra al pueblo, para que decida sobre algo que le incumbe, que le implica y de lo cual depende su futuro, su presente y el futuro de sus hijos. Más allá de lo que salga en este referendum, creo que  es una demostración, desde mi punto de vista, llamémosla maravillosa, de lo que debería ser un gobernante. De alguien que no se quita el marrón, ni mucho menos, todo lo contrario. Asume el marrón del gobernante y le da la palabra al pueblo. Evidentemente, otro gallo habría cantando si Enrique hubiera dicho a su pueblo, bueno le corto o no le corto la cabeza a esta chica. No sabemos lo que hubiera contestado el pueblo. En cualquier caso, él tomó la decisión y el pueblo se arremolinó alrededor del alguacil y el verdugo, y asumió que era lo mejor que podía pasar. Se dejó de hacer pregunta. Creo que el gobernante es aquel que permite que el pueblo se haga preguntas y que el pueblo pueda emitir respuestas también. Que no solamente sea uno que mira por el agujero de la cerradura.

-¿Cómo se prepara un actor un personaje tan representativo y a la vez poderoso? Existe inspiración en alguien, aunque hemos dicho que el de Shakespeare no sirve de ejemplo.

-No. Siempre hay una inspiración. Trato de dejar de ver. Ni me pongo a ver los Tudor. Ni me pongo a ver las películas de Richard Burton. Eso ya está, si en su día lo ví, pues algo quedará. No, yo cojo el texto y me pongo a imaginar quién es el otro para mí. Quién es Volseo para mí, quién es Catalina para mí, quién es la infanta para mí, quién es Pasquín para mí. Y en relación a quienes son todos esos para mí, yo me defino. Y creo que es así como nos definimos los seres humanos en un momento concreto. Es decir, yo ahora mismo, no soy Sergio en su integridad, soy Sergio siendo entrevistado. Y yo me comporto contigo, es decir, este personaje que estoy interpretando yo, es en relación a contigo. Igual que tú, tú no eres igual que eres con tu familia, con tus padres, tú eres como eres conmigo. Si el público viera esta obra de teatro definiría que esta periodista, es una periodista y que este chico, es un entrevistado, que además es actor. Es como siempre pongo el mismo ejemplo. El bufón es un bufón cuando hay un rey, cuando no es un padre de familia, si es que tiene familia. Entonces a mí, me gusta siempre ver quienes son los otros con respecto a mi, cómo me influye lo que hace Volseo, cómo me influye lo que hace Catalina, cómo me influye lo que hace Pasquín. Porque no es lo mismo, no es igual, a como le influiría a Sergio lo que hace Volseo, Catalina, Pasquín. De repente lees el texto y dices, mira me influye de esta manera, con lo cual mi personaje. En el flash que propone Calderón, en ese trozo de la historia que propone, no vemos hacer caca a Enrique, no lo vemos comer, no sabemos cómo dormía. Una serie de cosas que diríamos que completan un carácter, es el 99,99% del carácter. Lo que vemos es ese 0,00001% que es el que nos propone Calderón. Y ese está escrito. Ese no está en los libros de historia, no está en los museos, ni está en las películas, en los puntos de mira que han tenido unos y otros. Ese está en el texto y la relación que hay entre él y los personajes de la novela.

-Y por último, ¿qué espera de los días en los que actúan en el Festival de Almagro?

-Ah, espero pasármelo muy bien y pasar poco calor. Es decir, pasármelo muy bien para no darme cuenta del calor que hace.

- Y con los trajes que llevan.

-Pasármelo muy bien para no darme cuenta del calor que hace. Sí porque llevo mucho, mucho traje y además me muevo mucho. Sé que voy a sudar, porque ya sudé en el Pavón. Pero si me lo paso bien, no me importará el calor.

-Entonces recomienda la obra.

-Por supuesto que la recomiendo, de todas formas no hace falta recomendarla mucho esta obra. Hay mucho vendido y la verdad es que mejor plan que venir a ver a Tim Robbins y a la Compañía Nacional de Teatro estos días. Inmejorable.

30 junio 2015

Natalia Menéndez invita a ver los clásicos


Natalia Menéndez lleva como directora del Festival Clásico de Teatro de Almagro cinco años, desde que en febrero de 2010 se hiciera cargo. Desde entonces ha luchado por imprimirle un carácter y sello a cada edicción, trabajando al máximo para que cuando se levantara el telón el espectador pudiera disfrutar cada minuto en su butaca de la obra que estaban viendo. Son muchos meses de elegir entre las mejores que podrían ajustarse con la demanda, y son muchas las que se quedan fuera. Este año la apuesta es grande en su conjunto.

- El telón está a punto de levantarse, apenas dos días restan y está todo casi montado, ¿cómo se viven los preliminares para que no falle nada y todo salga perfecto?

-Con un gran equipo que se está dejando la piel por, justamente, cuidar los detalles. Porque creo que en los detalles está la diferencia. Por todas las compañías que nos visitan, que son profesionales. La única compañía amateur, que es Fuente Obejuna, por decir, compañía, porque en realidad es el pueblo de Fuente Obejuna, se están comportando como unos grandes profesionales. Intentando dedicarle todas las horas del mundo e intentando dormir algunas.

-Son ya cinco años al frente de la dirección de uno de los Festivales de teatro más importantes, ¿qué metas se traza cada año?

-Cada año me pongo como meta estar más que de acuerdo con el festival, con la edición que plantéo con la variedad, con el interés, con la curiosidad, con el aprendizaje, con la belleza. Cada año entiendo que hay que renovarse, pero no hacer cosas extrañas o raras solo para dar la sensación de renovación, sino que tengan anclajes, que tengan una cierta solidez.

-Imagino que son muchas las obras que se presentarán para aparecer en la programación final del festival, ¿cómo se hace esa selección? Es duro y complicado. 

-Sí, es duro. Es bastante duro. A veces hay que dejar espectáculos que no puedes por presupuesto, por falta de espacio. Porque hay otras que deben estar. Por ejemplo, se han presentado 24 países para poder estar en la programación del Festival. Eso más todas las compañías nacionales, en torno a unos 300 proyectos más o menos.

-¿Cuándo empiezan a llegarle las obras?

-Normalmente nosotros abrimos en septiembre. Pero algunos ya se han presentado, que no leen bien la página web y se presentan antes de tiempo. Es verdad que hay algunos espectáculos que se tienen que enjaretar o se tienen que empezar a  cocer con más tiempo. Pero en principio a partir del 1 de septiembre ya está abierta la convocatoria de la próxima edicción.

-Este año uno de los motores importante (sin menospreciar al resto) y atrayente para el espectador es Tim Robbins, ¿se ha apostado fuerte por esa obra?

-Claro se ha apostado fuerte con esta obra. Pero creo que se ha apostado fuerte con el Otelo de Argentina. Se ha apostado fuerte con los Entremeses, de José Luis Gómez. Se ha apostado fuerte con La Gitanilla, de Carmen Cortés. Se ha apostado fuerte con Auri, de Corea del Sur. Es decir que no de una manera extraordinaria, sino sabiendo lo que teníamos entre manos cuando se ofrecieron ellos para participar en el festival.

-Casi me ha respondido a la siguiente pregunta que le iba a plantear, en la cual quería saber, aparte de "El sueño de una noche de verano" que otras obras constituyen el eje de esta edicción. 

-He dicho estas pero también por supuesto la Compañía de Teatro Clásico con Enrique VIII o con las dos coproducciones. Creo que hay tantos ejes como espectadores.

-Como novedad este año, todas las obras que se representan en la Antigua Universidad Renacentista son a las 20:00h, ¿por qué este cambio de horario?

-Porque sentíamos que teníamos tres espacios muy grandes a las 22:45h. Era complicado que una persona pudiera venir a Almagro y pudiera no sólo gozar del Teatro Municipal sino que también pudiera elegir entre dos espacios por la tarde y tres principales por la noche. Esa es una de las cuestiones que hemos cambiado a las 20:00 horas. También la creación del espacio de Fúcares, el volver a retomar Fúcares era muy importante y a la 1.00 de la madrugada. Que una persona pudiera ver de pronto tres espectáculos en el fin de semana, que para eso son los Festivales.

-Supongo que cada edicción tiene algo de especial, en este caso, ¿cuál sería la de este año?

-Además del país invitado de honor. Que me parece que es un país que desconocemos mucho, y que es una posibilidad para conocerlo, Corea. De pronto el que venga la zarzuela con La cantada vida y muerte del general Malbrú. La reincorporación del flamenco en la programación o de la danza contemporánea también ha sido importante. Hay 11 estrenos absolutos. 11 estrenos nacionales. Es decir que hay mucho atrevimiento.

-Cree que hay determintado tipo de espectadores que no se atreven con los clásicos, ¿qué mensaje lanzaría, aparte del mencionado en el eslogan que es muy claro, para que se atrevieran?

-Que no tengan miedo. Que los clásicos no son aburridos. Los  clásicos son divertidos, son emocionantes, porque están hechos por creadores de hoy. Entonces no es una cosa polvorienta, ni antigua, ni rancia. Es algo que están hablando de hoy. El mercader de Venecia es un hombre que pide una hipoteca y a cambio va a entregar su vida. Los temas son de una actualidad apabullante, por suerte o por desgracia.

-Y por último, la inauguración del Festival estará teñida del recuerdo de Andrea D'Odorico, ¿qué fue para el teatro?

-Andrea ha sido uno de los maestros y que ha sentado escuela a escenógrafos, a productores, a actores, a directores, a dramaturgos. Andrea era una persona muy completa que se mostraba poco por pudor y porque siempre dejó en primer plano a Miguel Narros, pero no sólo trabajó con él y en la última etapa creo que mostró también sus inquietudes. Es alguien que se preocupó por el estar en una compañía privada y que no desmereciera a una pública. Por cuidar siempre la calidad. Por apostar por textos que no eran siempre los habituales. Por nuevas miradas. Por gente joven. Creo que es alguien fundamental en los últimos 40 años del teatro español.

- Merecería un espacio también.

- Al menos merece la inauguración de este año.

28 junio 2015

Alterntativa de Félix Jesús Rodríguez en su retirada

Será el próximo 25 de julio, en la histórica plaza de toros hexagonal de Almadén, dónde el torero de plata, Félix Jesús Rodríguez, ponga fin a su trayectoria taurina. Se cortará la coleta a la vez que toma la alternativa. El padrino será el matador de toros Luis Miguel Vázquez, y el testigo, el novillero Emilio Bresó.

Félix Jesús Rodríguez ha tomado la decisión de poner punto y final a su etapa como torero de la manera más bonita que se puede esperar, tomando la alternativa. Aquella con la que soñaba en sus inicios de novillero, y por circunstancias de la vida, le hicieron cambiar el oro por la plata. El 25 de julio, volverá a cambiar, en esta ocasión, la plata por el oro.

Toreará en un marco que envuelve todo su entorno de magia, duende y misterio. Una magia que brotará de las muñecas de la terna. El duende que imprimirá cada torero en su tauromaquía, y el misterio, tan grande que rodea el mundo del toro, que por mucho que los toreros vayan con la mejor de las intenciones, hay que contar con un protagonista de gran envergadura, como es el toro. Aún así las miras están puestas en que será un festejo único e inigualable, dónde el cartel está compuesto por amigos de Félix Jesús Rodríguez. Ya que no podía ser de otro modo.

Una de las características principales de este hombre de plata, es que siempre le ha gustado torear con sus amigos, sin importarle la cantidad de festejos. Ya que para él lo más importante era sentirse a gusto. Y en su despedida no iba a ser menos. Volverá a recordar sus inicios con esos compañeros infatigables, que en esta ocasión volverán a estar a sus órdenes como antaño.

La alternativa no se la podía dar otro que el diestro daimieleño Luis Miguel Vázquez, que ha ido a sus órdenes a lo largo de toda su carrera. Y como testigo, su poderdante, el novillero Emilio Bresó, que debutará con caballos.

El cartel aún no está cerrado, puesto que falta lo más elemental, el ganado. Se están visitando ganaderías para buscar la que mejor se adapte a un festejo tan especial como este.

A pesar de que Félix Jesús Rodríguez se ha querido ir de puntillas del toreo, puesto que una lesión de espalda le impedía continuar ejerciendo la profesión que más amaba. Sus amigos le han casi obligado a hacerlo por la puerta grande. Como merece un torero de su talla y clase. Puesto que, la discreción es su sello de identidad, no puede ser discreto alguien al que admira y siguen muchos aficionados. Eso hace imposible ser un torero que pase de puntillas por el albero, ya que al ejecutar los pares como le gusta al respetable, hacen que tenga que saludar montera en mano. Por lo tanto, Félix Jesús se retirará tomando la alternativa en Almadén, al lado de su pueblo natal, Alamillo, donde los paisanos y demás aficionados manchegos tienen una cita ineludible el próximo 25 de julio.

26 mayo 2014

Tarde para el olvido, lo más destacado lo hace Lamelas y De Mora


Tras la resaca de la Champion, parece que los toros han salido afectados de tanta celebración, puesto que, un total de cinco sobreros han saltado en el coso venteño. Una tarde que entre el baile de corrales y el tedio de los aficionados, que han ido abandonando el tendido sin saber lo que ocurría al final, es para el olvido. Tan sólo recordar la valentía y pundonor que pone cada tarde Alberto Lamelas y el toreo de Eugenio de Mora. Sin toros no hay espectáculo.

Florito y sus cabestros se han lucido a lo largo de la tarde, le han dado fiesta cada vez que el presidente sacaba el pañuelo verde.

Después de cinco toros que salieron de chiqueros parecía que el tercero en orden de lidia que le tocó a Alberto Lamelas podía funcionar, puesto que se fijó en el capote y pudo hacer el saludo a la verónica, pero a la salida del caballo, el mismo síntoma que sus hermanos y de vuelta a los corrales. Salió un tercero bis de Torrealba que poco aguantó en el ruedo. El único que sirvió fue el de Los Chospes, un ejemplar que Alberto Lamelas exprimió y se entregó hasta ser cogido en el final de la faena. Le puso ganas Lamelas puesto que sabía lo que se jugaba, la oportunidad en una sola tarde, pero no hubo suerte. Una fuerte ovación que recogió en el tercio.

El sexto de Peñajara fue imposible, aún así Lamelas insistió al natural sin poder sacar ningún muletazo que llegara al tendido, todo lo contrario, le pitaban para que abreviara la faena, puesto que veían que no había material. Por encima de eso está el pundonor de los toreros, de intentar sacar todo lo que puedan, aunque este toro poco tenía. Pinchazo y estocada caída.

Eugenio de Mora consiguió dar la vuelta al ruedo al quinto de la tarde de la ganadería de La Rosaleda. Un ejemplar que de salida en el capote no ha demostrado nada. El de Mora no quería irse de vació y con las rodillas en tierra comienza la faena y con ello a animar a un tendido dormido por el transcurrir de la tarde. La faena la basó prácticamente en la diestra puesto que por el izquierdo al burel le costaba entrar y se quedaba corto. Mata de estocada y una parte del tendido piden la oreja.

El segundo de la tarde fue devuelto y salió su hermano de camada que demostró la poca raza que atesora en estos momentos la ganadería de Peñajara.

Víctor Puerto abría festejo y se encontró con el primer Peñajara que no tenía fuerzas que apenas se mantenía en el ruedo. El primero bis fue un astado de El Cortijillo que al llegar al caballo de picar se partió el pitón por la cepa, de nuevo pañuelo verde en el palco. En el siguiente ha corrido turno, otro de Peñajara con pocas opciones tanto en el capote como con la muleta, por mucho que lo ha intentado Puerto poco ha podido sacar de provecho. Mata de estocada caída.

En el cuarto, de Conde de la Maza, más de lo mismo. Víctor Puerto lo intenta pero no hay manera de lucirse en Las Ventas, sin enemigo poco se puede hacer por mucha disposición que traigan los toreros.

Ficha técnica

Se ha lidiado una corrida de Peñajara faltos de fuerza y devueltos unos pocos. El 1 devuelto,  por uno de  El Cortijillo que a su vez ha sido devuelto por otro de Peñajara que ha corrido turno Puerto, el segundo de Peñajara devuelto y corre turno al de Peñajara. El tercero devuelto por uno de Torrealba y a su vez devuelto por Los Chospes. El cuarto de Conde de la Maza, el quinto La Rosaleda. Y el sexto Peñajara.

Víctor Puerto, silencio en ambos

Eugenio de Mora, silencio y vuelta al ruedo

Alberto Lamelas, ovación y silencio.

04 mayo 2014

Tarde triunfal con la terna a hombros

Ficha del festejo
Con casi media plaza en los tendidos se han lidiado toros de La Castilleja para rejones, de juego desigual teniéndose que devolver el cuarto. Y de José Luis Marca, flojos y descastados, descantando el sexto.
Diego Ventura, silencio y dos orejas y rabo.
Víctor Puerto, oreja y oreja.
David Fandila "El Fandi", dos orejas y dos orejas.

Festejo mixto para agradar a ambos públicos tanto los de rejones como los del toreo a pie. Un cartel con cierto atractivo, por mezclarse a toreros que andan en lo alto del escalafón, que a la hora de la verdad, en el tendido no se reflejó ese interés.

Abría cartel el singular Diego Ventura, ante el primero de la tarde se tuvo que emplear muy a fondo, pisar terrenos comprometidos para poder sacarlo a lo medios, como lo hizo a lomos de 'Nazarí' galopando de costado para poder así clavar las banderillas. Con 'Remate', caballo que usó para el último tercio clavó banderillas al violín, malogrando la faena con el rejón de muerte.

El cuarto salió muy parado, y sin querer saber nada de lo que pasaba en el ruedo, como sino fuera la cosa con él. Ante esa inmovilidad y las protestas del respetable se  cambió. El encargado de llevarlo hasta los toriles fue el sobresaliente Enrique Martínez "Chapurra" que intentó dar unos pases pero se quedaba muy corto. Salió el cuarto bis al que con 'Marsellé' clavó ajustándose en el embroque dos rejones de castigo. Con 'Chalana' llegaron dos pares al quiebro que calentaron los tendidos. Al igual que pasó con 'Milagro'. El espectáculo llegó con 'Mandela', un caballo de gran belleza y que citó al toro al ritmo de la música.  De nuevo cerró su actuación a lomos de 'Remate' con el que puso tres pares al violín y el rejón de muerte, esta vez a la primera pero un tanto defectuoso. Dos orejas y rabo. Se supone que fue el premio al conjunto de sus dos actuaciones.

Víctor Puerto recibió a su primero con unas verónicas mecidas cuando se fijó el de José Luis Marca. En el tercio de varas apenas se le dio un picotazo. En el quite Puerto cuidó mucho la embestida del burel para que le aguantara en la faena muleteril. Donde comenzó muy despacito para no molestar al astado, aún así salía cabeceando tras dejar los vuelos de la muleta. Sin embargo, por el pitón izquierdo parecía tragar más. Ahí estuvo firme Puerto ante un enemigo muy soso. Estocada, aviso y dos descabellos. Oreja.

Al quinto lo recibió con una larga cambiada en el tercio para continuar lanceando a la verónica. El de Marca no quiso saber nada del caballo. La faena la comenzó Puerto con ayudados por alto. Pulseando la embestida continúo por el pitón derecho. Una tanda muy firme. Pronto se le raja y tiene que ir a los terrenos que demanda su enemigo, pegado a tablas. Pinchazo y estocada. Aviso. Oreja.

David Fandila "El Fandi" desde un principio vio la condición de su enemigo, y como sabía que no iba a poder lucirse con el capote lo que hizo fue bregar con él, como si en un tentadero estuviera, dejando una media y un desplante muy bonitos. Galleando por chicuelinas lo lleva al caballo, donde el toro protesta. En banderillas lució con luz propia, puesto que es el tercio de la lidia en el que más destaca. En el tercio de rodillas comienza la faena ante un toro muy parado en el que todo lo tiene que hacer el torero. Estocada casi entera. Dos orejas.

El jabonero sucio que salió en sexto lugar fue el que más juego dio en toda la tarde. Así lo vió Fandi cuando se abrió de capa y saludó con un remix de verónicas, chicuelinas y delantales. Quitó a la verónica y de nuevo, espectáculo en banderillas, sobre todo el último par al ponerlo al violín. Flexionado comienza la faena. Por el pitón derecho tran una buena tanda realizó un circular. Lo mejor vino con su toreo al natural. Rubricó la faena con una estocada y de nuevo paseó dos orejas del burel.



29 abril 2014

Ciudad Real se vestirá de solidaridad

Un año más el mundo del toreo se viste de solidaridad, así lo indicó Rosa Romero, alcaldesa de la ciudad durante la presentación del cartel. En esta ocasión la causa es el banco de alimentos, dónde muchas familias tienen que acudir a él para poder alimentar a sus hijos.

Y como dijo su presidente, Segundo Alcázar, que le gustaría decir que la ayuda es cero, puesto que eso es señal de que todo el mundo tiene trabajo y no necesita acudir a él para una necesidad tan básica como es comer.

Los toreros nuevamente vuelven a mostrar su lado más humano y actuarán el próximo 17 de mayo donando sus honorarios. Unos honorarios que irán destinados a cubrir las necesidades del banco de alimentos.

Al igual que los toreros el ganadero Ricardo Gallardo donará el ganado. Después de lo que sucedió en la feria de agosto con sus astados, tenía una deuda y una espinita clavada con el coso de Ciudad Real, puesto que el juego de sus toros no era comprensible. De este modo, salda su deuda y a la vez colabora con una buena causa.

Por su parte, el empresario de Ciudad Real, Maximino Pérez, hará lo mismo, colaborar con esta causa de forma altruista.

El objetivo de esta causa es que colabore el mayor número de personas, ya que es una ciudad solidaria según comentó Rosa Romero. Por ello, la valentía de los toreros y el trabajo duro  tienen que ver su recompensa con el tendido lleno. No sólo por ellos, sino por las personas más necesitadas, que aunque nos cueste creerlo hay niños que pasan hambre. Y padres que se sacrifican por llegar a fin de mes para poder ver a sus hijos con una sonrisa en los labios porque ese día han podido comer algo.

El día 17 de mayo a las seis de la tarde estarán Miguel Ángel Martín, Aníbal Ruiz, Luis Miguel Vázquez, Fernando Tendero, Emilio Huerta y Carlos Aranda esperando para hacer el paseíllo con su afición. Con esa que tarde tras tarde no le ha defraudado, y a la que esperan que sean solidarias y compartan ese día con ellos, puesto que las entradas son muy asequibles para el bolsillo. Barreras 20 €, general sombra 10€ y general sol 5€. Quien puede soñar con ver a los toreros de su tierra en la plaza de toros de Ciudad Real con un ganado de lujo y por ese precio. Y sobre todo por la causa que es.

28 abril 2014

Aníbal Ruiz y Fernando Tendero celebrán su éxito a hombros

Ficha técnica

Se han lidiado seis ejemplares de Benítez Cubero de juego desigual. La plaza estaba cubierta en su totalidad en tres cuartos.

Víctor Puerto, dos orejas y ovación

Aníbal Ruiz, dos orejas y rabo y dos orejas y rabo

Fernando Tendero, dos orejas y oreja.


Con un cuarto de hora de retraso en una tarde primaveral en la que en algunas ocasiones el viento ha hecho acto de presencia se a celebrado el festejo aplazado del Lunes de Pascua. 

Abría cartel Vícto Puerto que recibí a su enemigo lanceando a la verónica. Unas más templadas dio en el quite que realizó. Muy despacito comienza el trateo muleteril, para ir viendo la embestida del astado. Un toro que no le ha puesto nada fácil su labor, se ha ganado las orejas a pulso. Con el izquierdo el toro no aceptaba bien la muleta que le ofrecía un generoso Puerto. Ayudados al final para terminar la faena. Pinchazo y estocada contrario le otorgan los dos primeros trofeos de la tarde. 

El cuarto era un toro con muchas complicaciones y al cual Víctor Puerto abrevió en cuanto pudo. Con la espada no estuvo muy acertado, aún así por el esfuerzo realizado el respetable le tributó con una ovación que recogió en el tercio. No sabemos si por lo disgustado que estaba porque este toro no le dejó realizar su toreo o por qué motivo, no acompañó a sus compañeros en su salido a hombros, habiendo cortado dos orejas. 

Aníbal Ruiz llegó con unas ganas tremendas. Ganas que nunca le han abandonado a lo largo de su carrera. Es por ello que fue el máximo triunfados del festejo en cuanto a trofeos nos referimos. Y si hablamos de casta esa fue la qu puso Aníbal en su primer astado, y la que le faltó al animal. Lanceó a la verónica con pies juntos en los medios. Con la muleta brilló con una tanda al natural dondo vació la embestida del toro al final del muletazo. Belleza en el trazo. Estocada y los máximos trofeos al esportón. 

En el quinto volvió a mostrar su raza el de Alcázar de San Juan. Pero no sólo sacó la raza, sino que disfrutó con su toreo y así lo supo transmitir al respetable que volvieron a pedir los máximos trofeos. 

Fernando Tendero no se podía quedar atrás después de ver que sus compañeros de cartel habían abierto el portón de la puerta grande, quería acompañarlos en su salida e hizo méritos para lograrlo. Lo logró porque puso toda la carne en el asador, ya que el de Benítez Cubero no quería colaborar mucho, pero la firmeza de Tendero le hizo cambiar de parecer. Tras unas manoletinas finales mató de estocada casi entera y un descabello. Dos orejas. 

Y para terminar con su actuación perdió un triunfo mayor al fallar con la espada, puesto que fue poco a poco metiendo en el canasto al sexto de la tarde, doblándose con él para amoldarlo. Moldeando una embestida que dibujaba el toreo de Tendero, pero la rubrica de su obra se emborronó. Como premio una oreja por el mérito desarrollado. 

27 abril 2014

Tarde triunfal a favor de Cáritas

Ficha: Se ha lidiado una corrida de Buenavista de buen juego en líneas generales. El primero ha sido aplaudido en el arrastre por su nobleza.

Juan Bautista, dos orejas y oreja.

Matías Tejela, que sustituía a Jiménez Fortes, silencio y dos orejas.

Manuel Escribano, dos orejas y oreja.

De nuevo el toreo se muestra solidario con los más necesitados, en esta ocasión fue el aficionado de Tomelloso quien no quiso faltar a la cita taurina y cubrió el aforo de la plaza en dos tercios. Una corrida que era en beneficio de Cáritas y se convirtió en un triunfo tanto ganadero como por parte de los diestros que salieron a hombros.

Abría cartel Juan Bautista que recibió a su primero lanceando con suavidad a la verónica para continuar con chicuelinas. Lo llevó galleando por chicuelinas hasta el caballo, donde recibió un puyazo, para probar como había quedado el ejemplar de la ganadera Clotilde Calvo, que estaba en el tendido presenciando el festejo, realizó un quite a la verónica. Flexionado comienza la faena muleteril. Tras someter al astado deja dos muy buenas tandas por el pitón derecho. Pitón por el cual basó toda la faena. Por el izquierdo lo probó, pero no le respondió como le hubiera gustado. Al igual que en las distancias cortas el astado protestaba. Mata de estocada y recibe las primeras orejas de la tarde.

Con su segundo, era un ejemplar de distinta condición. Con esté si pudo lucirse al natural, dejando una tanda en el que llevaba la embestida muy larga y templada. Manoletinas para terminar la faena. Pinchazo y estocada. Una oreja.

Matías Tejela entró por la vía de la sustitución. Sustituía al cogido Jiménez Fortes. Con su primero se fue de vació, silenciando el público su actuación. Pinchazo, bajonazo y descabello rubricaron una actuación firme pero sin continuidad por un ejemplar que se queda corto.

Con el quinto de la tarde se quita la espinita de no tocar pelo y corta las dos orejas que le abren la puerta para acompañar a sus compañeros de terna. Flexionado lo recibe en el tercio para ir sacándoselo para afuera toreando a la verónica. Muy templao con la derecha comienza la faena. Lo mejor llega por el pitón izquierdo, dejando unos naturales de buena factura. Termina la faena como lo recibió de salida, flexionado. Estocada y dos orejas.

Manuel Escribano salió a por todas, recibió con una larga cambiada en el tercio, que fue lo más lucido con el capote que hizo. Quitó por chicuelinas rematando con una revolera. En banderillas tuvo complicaciones con el tercer par al ponerlo de rodillas aguantando la llegada del toro para hacer el quiebro, pero el toro flexionó  a la vez sus rodillas y no pudo clavar bien. Lo volvió a intentar, esta vez de pie, dando emoción a ese par. De nuevo de hinojos recibió en los medios al ejemplar de Buenavista. Por ambos pitones realiza la faena ante un toro con complicaciones en el que no escatima en esfuerzo para arrancarle las embestidas. Estocada y dos orejas.

El que cerraba plaza fue un toro de dos etapas. La primera que no quiere ver ni capote ni caballo de picar, que sale abanto. Y sin embargo, con la muleta se entrega. Escribano dejó a sus sublaternos la tarea de banderillear. Estocada casi entera y oreja.


13 abril 2014

Gran variedad de toreo en el festival a beneficio del Cáncer en Andújar

Con media hora de retraso puesto que la uvi móvil no había llegado, daba comienzo el festival a beneficio del Cáncer que contaba con presencia de toreros jienenses. Un festival que tuvo una gran calidad artística, se vivieron momentos de gran toreo, de faenas que en ferias importantes tendrían una gran repercusión. El toro bueno sale donde menos te lo esperas y por ello hay que aprovechar todas las oportunidades.
Abría cartel Juan de Félix un torero con pintuería. De esa forma tan pinturera plasmó su toreo en el ruedo, dejando pinceladas con aroma que calaron en sus más fieles seguidores. Le tocó en suerte un ejemplar de Los Rodeos al que se le otorgó la vuelta al ruedo por su nobleza. Nobleza que le permitió pulsear al animal a gusto, templando los naturales. Más de media estocada dieron muerte al primer novillo. Dos orejas como premio.
Curro Díaz impregnó el tercio con un ramillete de verónicas con esencia de toreo de manos bajas, mentón en el pecho y de sentimiento puro. La inspiración siguió con la franela puesto que cuajó a un ejemplar de Los Rodeos que se dejó mecer en la bamba de la muleta del de Linares. Terminó con trincheras de gusto exquisito y torería. Y como el mejor escribano echa un borrón, Díaz lo echó con la espada, dejando después una estocada que le otorgó los dos apéndices.

Enrique Martínez "Chapurras" a pesar de no estar anunciado en los carteles, como a él le gustaría, estuvo a la altura de las circunstancias. Supo sujetar al novillo que al principio di muestrar de no querer saber nada del capote que le ofrecía Chapurras, al final entró en él. Con la muleta templó una faena que fue a más. Asentado en todo momento y metiendo al burel en las faldas de la franela. Mató de estocada que sirvió para cortar dos orejas.

David Valiente actuaba en casa y por ello desde el primer momento fue a darle a su público lo que esperaban que ofreciera, todo el espectáculo. Recibió con una larga cambiada para seguir lanceando a la verónica. Galleó por chicuelinas. Con un toreo más popular del resto de compañeros, más de llegar al tendido consiguió los máximos trofeos de la tarde, con un ejemplar que fue premiado con la vuelta al ruedo.

Quien bailó con la más fea fue Alberto Lamelas. Un novillo de hechuras muy distintas a sus hermanos de camada, con el que Lamelas lanceó con gran temple a la verónica. En los comienzos el novillo se dejó, quitó por gaoneras y también aceptó el capote, pero con la muleta se lo puso complicado. De primeras le costó al diestro meterlo en el canasto, pero los buenos toreros saben como conseguir que un toro que no ofrece posibilidades para el triunfo, puede ofrecerlo a base de pundonor y torería. Mató de estocada que quedó un pelín tendida y tuvo que utilizar en varias ocasiones el descabello llegando a sonar un aviso. Dos orejas paseó por el albero.

El novillero Francisco Castro tan sólo paseo un trofeo, estuvo firme durante toda su actuación. Un joven poco placeado que estuvo a la altura de las dificultades que presentó el novillo, dejando detalles de su forma de torear y su personalidad. Con la espada no tuvo su tarde. Le sonó un aviso antes de descabellar. Oreja.

Por su parte, Juan Ortega parecía que iba a cuajar una faena de los más deseada por el respetable, pero el novillo no quiso hacer de anfitrión. Muy templado lo saludó de capa. Cuando aparecieron los picadores en el ruedo el novillo cambio de forma radical, no quiso verlos, y ya con la muleta le costó a Ortega torearlo, tuvo que hacerlo donde el animal quiso, pegado a tablas y sin entregarse. Dos orejas.